Cómo hacer una auditoría en redes sociales paso a paso

¿Estás utilizando una estrategia de social media para visibilizar tu negocio? Si es así, es importante que comprendas cómo desarrollar una auditoría en redes sociales. Aunque si no conoces esta práctica puede sonar compleja, no es tan difícil como parece.

Es muy común que tiempo después de haber activado sus cuentas comerciales o profesionales en diferentes redes sociales, las marcas noten que no están recibiendo el engagement que esperaban. Para poder detectar el problema y revertirlo es necesario hacer una auditoría. 

¿Qué es y en qué consiste una auditoría en redes sociales?

Una auditoría en redes sociales es un proceso de análisis que consiste en identificar y detallar información relevante de todos los perfiles de la empresa en estas plataformas. 

Es una práctica muy útil para evaluar el recorrido de la estrategia de social media, si es que la hay. Al tener en claro lo que funciona y lo que no, puedes mejorar tu presencia digital a partir de la lectura de un documento que reúne todos los resultados en un sólo lugar.

5 pasos para poner en práctica una auditoría en redes sociales

1. Recopila los datos más relevantes

Dependiendo del tiempo que tenga tu negocio, quizás no recuerdes todas las cuentas que creaste pensando que era necesario estar presente en todas ellas. La importancia de crear un perfil en una red social es saber que es ahí donde tu público objetivo interactúa. De lo contrario, estarás depositando esfuerzos en el lugar equivocado.

En este primer paso deberás hacer un rastreo de todas las cuentas de tu negocio en las diferentes plataformas sociales. Es posible que encuentres antiguos perfiles que abandonaste antes de planificar una estrategia. 

Es importante que los identifiques y decidas si quieres eliminarlos o si vale la pena actualizarlos. Eso dependerá de las condiciones en las que estén. Por ejemplo: si en su momento eras muy activo en Facebook y tu página tiene aún muchos likes, puedes evaluar la posibilidad de volver a ponerlo en funcionamiento.

Para comenzar a registrar esta información, lo recomendable es que crees un documento y recopiles allí ordenadamente todos los datos que encuentres de ahora en más. 

2. Optimiza tus perfiles

Una vez que decidas qué perfiles vas a dejar activos asegúrate de que estén optimizados. Revisa qué información no te puede faltar teniendo en cuenta las lógicas de funcionamiento de cada red social. 

Algunos elementos que son importantes en todas las redes sociales son:

Nombre de usuario: debe ser claro y conciso, ya que será la forma que tendrán tus clientes potenciales para encontrar tu perfil.

Imagen de perfil y de portada (según la plataforma): asegúrate que contenga el logo de tu marca y que el fondo sea acorde a tu identidad corporativa. 

Biografía / Perfil / Acerca de / Descripción: el nombre de esta sección del perfil varía según cada red social, pero lo importante aquí es que redactes un texto breve que describa los servicios o productos que ofrece tu negocio. En ocasiones puedes colocar información de contacto y aclarar sobre los métodos de pago que admites.

Enlaces: si la plataforma te da la posibilidad, incluye links al sitio web de la empresa, blog, tienda virtual u otra URL. Dirige el tráfico de redes sociales estratégicamente hacia un sitio que te ayude a cumplir tus objetivos comerciales.

3. Identifica las publicaciones con mejor rendimiento

El tercer paso de la auditoría en redes sociales implica tomarte el tiempo necesario para ingresar a cada perfil y ver qué posts tuvieron un mejor rendimiento.

Hoy en día todas las plataformas de social media ofrecen herramientas de analytics. Si usas LinkedIn para empresas, por ejemplo, tus estadísticas te permitirán conocer indicadores como cantidad de:

  • Impresiones 
  • Clics
  • Reacciones
  • Comentarios
  • Veces compartido
  • Tasa de interacción

Conocer estos índices es clave para contemplar los intereses de tu audiencia. Si detectas qué formatos y tipo de información les llama más la atención, podrás crear nuevos contenidos que generen más interacción.

4. Enfócate en el Buyer Persona y los objetivos de la marca

Para continuar deberás tener a mano los objetivos de tu estrategia de social media. Si no los tienes, es un buen momento para meditarlo y redactarlos. Piensa que el tiempo y dedicación que vas a poner en generar material para difundir no tendrán sentido si no trabajas bajo un propósito. 

Por otra parte, tienes que concentrarte en lo que desean tus seguidores. Investiga y pon en palabras las necesidades y gustos de tu público objetivo en el Buyer Persona de tu marca. Deja tus preferencias de lado y enfócate en lo que tus clientes potenciales están esperando encontrar en tu perfil. Después de todo, el objetivo último de tu presencia digital es aumentar la visibilidad de tu negocio para incrementar las ventas.

5. Analiza qué y cómo lo vas a medir

El último paso de la auditoría en redes sociales consiste seleccionar los KPIs que te ayudarán a alcanzar tus objetivos. Así como las metas marcan el camino de una estrategia, los indicadores de rendimiento determinan si el rumbo de la misma es el correcto o si hay que hacerle algunos ajustes.

Revisa las estadísticas de tus cuentas comerciales en las diferentes redes y determina según tus objetivos cuáles establecerás de ahora en más como referencia. 

Esperamos que la información sobre cómo hacer una auditoría en redes sociales te haya sido de gran ayuda. Si aún tienes dudas o estás buscando un equipo profesional para realizarla, ¡no dudes en ponerte en contacto con nosotros!

Hacer consulta
¿Tienes alguna pregunta?
¿Tienes alguna pregunta?